Comparte esta noticia aquí

Por muy inofensivo que parezca dormir con el cabello mojado trae varias consecuencias para la salud del cuerpo  y cuero cabelludo.  Desde quebrar la raíz, pasando por espasmos musculares, hasta fuertes dolores de cabeza los daños por no secar la “melena” antes de ir a la cama son muchos.

Varios médicos coinciden en que entrar en el sueño con la cabeza empapada puede desembocar en fuertes dolores de cabeza. La principal razón es el brusco cambio de temperatura en el cuerpo al tener la región craneal mojada, haciendo descender la temperatura, causando un contraste de temperatura en el cuerpo originando un dolor de cabeza.

Otra peligro, señalan los médicos, es la posibilidad de calambres en la zona del cuello y hombros, además de no cumplir las ocho horas de sueño debido al insomnio.

Hongos como la caspa pueden aparecer debido a la humedad y el calor corporal, creando un ambiente perfecto para su desarrollo. El pelo además puede romperse, ya que al estar húmedo pierde elasticidad y entre los movimientos involuntarios del cuerpo durante la fase del sueño y el peinarlo en la mañana, este cede con mayor facilidad.

Por último el pelo grasoso puede ser consecuencia de este hábito, ya que al permanecer con un gran cúmulo de agua, se desbalancea el ph, lo que origina la producción de grasa en respuesta.

Las recomendaciones de médicos y expertos en la belleza es secar el cabello antes de ir a dormir, ya sea con un secador o con una toalla, a medida que desenredamos. Envolver el pelo con una toalla no es recomendable, ya que no seca nada en absoluto, sino por el contrario, retiene la humedad.