Comparte esta noticia aquí

Los milagro sí existen, así lo demostró un pequeño bebé que nació quince semanas antes de tiempo pesando apenas 765 gramos y sin latidos en su corazón. El pequeño logró superar la Escherichia coli, la sepsis y hasta el coronavirus.

Este milagroso recién nacido lleva el nombre de Archie Edwards y nació en el Hospital General de Burnley en Lancashire (Inglaterra), el 1 de diciembre de 2020.

Tal como señalan sus padres, el bebé nació muerto, pero los médicos lograron resucitarlo 40 minutos después gracias a comprensiones torácicas.

El pequeño sobrevivió en el hospital de Burnley, Reino Unido (Foto: Sheree Murray)

Con solo cinco semanas de edad, el pequeño Archie, contrajo E. coli, una infección bacteriana que le provocó sepsis y otras pruebas señalaron que también se contagió de coronavirus.

Sus padres, aterrorizados, dijeron que temían perder a su primer hijo y solo se dedicaron a “esperar y rezar” para que saliera adelante.

“No pudieron encontrar un latido, pensé que había perdido a mi hijo primogénito. Fue tan aterrador. Me quedé al lado de Sheree y le dije que lo estaba haciendo muy bien. Lo llevaron rápidamente a una mesa en la misma habitación, ni siquiera estaba a dos metros de distancia. Encendieron el calentador y tardaron 40 minutos en resucitarlo, que se sintieron como una eternidad. Mi hijo estaba allí y me sentí completamente impotente porque no podía hacer nada”, detalló Robert Edwards, el padre.

(Sheree Murray)

Buzón de Noticias