Comparte esta noticia aquí

Los enemigos del régimen de Maduro intentan proteger a Citgo, el oro y otras propiedades, y el cambio de gobierno de Estados Unidos complica los esfuerzos.

Desde acreedores de fondos de cobertura hasta compañías petroleras se están acercando a la incautación de miles de millones de dólares en activos en el extranjero de Venezuela, lo que da un golpe al movimiento de oposición del país que ha buscado proteger los activos para un eventual cambio de régimen.

Hasta $ 100 mil millones en dinero y propiedades venezolanas están en juego, incluida la compañía de refinación de petróleo con sede en Houston Citgo Petroleum Corp, lingotes de oro alojados en el Banco de Inglaterra, cuentas bancarias en Nueva York y bienes raíces y aviones en el sur de Florida, según líderes de la oposición venezolana.

Los acreedores buscan los activos como compensación por los miles de millones de dólares que les debe el régimen venezolano en bancarrota de Nicolás Maduro.

El trabajo de salvaguardar esos activos para Venezuela ha recaído en la oposición del país porque los casos se están llevando a cabo en tribunales de Estados Unidos y Europa, donde la mayoría de los gobiernos no reconocen a Maduro y, en cambio, ven a la oposición como representantes legítimos de Venezuela.

Los activos incluyen negocios y cuentas legítimas que alguna vez estuvieron bajo el control del estado venezolano, así como dinero robado depositado en el extranjero y artículos caros que van desde grandes aviones a helicópteros y mansiones en Miami compradas por funcionarios corruptos con fondos estatales venezolanos, dijo Javier Troconis, un exiliado venezolano radicado en Florida a cargo de recuperar activos para un equipo dirigido por el líder opositor Juan Guaidó.

Perderlos sería un golpe debilitante para Guaidó, el líder de la oposición que Estados Unidos considera el presidente legítimo de Venezuela, cuya estrategia se ha centrado en derrocar al régimen y luego usar esos activos para reconstruir Venezuela después de dos décadas de mala gestión económica por parte de Maduro y su antecesor, Hugo Chávez.

Varios tribunales han fallado recientemente a favor de los acreedores y el equipo de oposición está lidiando con problemas de liquidez y se están quedando sin dinero para afrontar la defensa en los casos. Para complicar más la situación, también está la inminente llegada de un nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, de quien se espera modere el enfoque de línea dura del presidente Trump hacia Venezuela.

Se espera que la nueva administración continúe apoyando a la oposición. Lo que no está claro es si apoyará a Guaidó, junto a su mentor Leopoldo López, o a otra figura.

“Todo el esfuerzo se está viniendo abajo”, dijo Mitu Gulati, un experto en asuntos de deuda externa de la Universidad de la Duke University que ha seguido la saga de los activos de Venezuela en el extranjero. “No está claro si el ala de Guaidó pueda asumir el poder o que representen el poder legítimo”

Cuando Estados Unidos reconoció a Guaidó, por encima de Maduro, como presidente legítimo en enero de 2019, la responsabilidad que recayó sobre él fue no solo la de restaurar la democracia sino también de proteger los activos del país en el extranjero.

¿Debería Estados Unidos dar más apoyo a la oposición venezolana? Si es así, ¿cómo debería ser ese apoyo?

Un equipo legal creado por Guaidó y López optó por no llegar a un acuerdo con los tenedores de bonos, suponiendo que lucharían con los reclamos de los acreedores con el apoyo de la administración Trump hasta el colapso del régimen, dijo José Ignacio Hernández, quien hasta mayo lideró los esfuerzos por proteger los activos de Venezuela.

Pero Maduro no cayó.

La continuidad de los casos probará hasta dónde está dispuesto a llegar Estados Unidos para respaldar el movimiento de Guaidó en contra de Maduro, quien ha sobrevivido a sanciones cada vez más duras en los últimos 22 meses.

La única defensa en contra de los acreedores en Estados Unidos es una orden temporal del Departamento del Tesoro que impide incautar activos, pero esa orden vence el día antes de que Biden asuma la presidencia. Si se amplía, la nueva administración aún deberá resolver complejas reclamaciones legales hechas por acreedores estadounidenses.

Los funcionarios de la campaña de Biden no respondieron a las solicitudes de comentarios. Personas cercanas a su campaña dicen que la administración entrante probablemente extenderá las protecciones a los activos venezolanos. “Tendrán mucho cuidado de no hacer nada que perjudique a la oposición o beneficie a Maduro”, dijo un exfuncionario estadounidense cercano al movimiento de Guaidó.

Pero el economista Francisco Rodríguez, quien en el pasado asesoró a la Asamblea Nacional de Venezuela en asuntos económicos, dijo que los esfuerzos de protección de activos han puesto a Estados Unidos en aprietos, queriendo apoyar a sus aliados venezolanos han interferido en los reclamos legales hechos por inversionistas estadounidenses.

“No creo que Estados Unidos vaya a defender indefinidamente la propiedad de estos activos por parte del gobierno de Guaidó”, dijo Rodríguez, profesor invitado en la Universidad de Notre Dame.

En octubre, un tribunal del Reino Unido aceptó una apelación del régimen de Maduro que permitía a sus abogados presentar un caso para acceder a más de mil millones de dólares en lingotes de oro almacenados en el Banco de Inglaterra, que la parte de Guaidó había podido proteger previamente del régimen chavista que atraviesa problemas de liquidez.

También en octubre, un juez de Nueva York desestimó la demanda de la oposición para anular $ 1.7 mil millones en bonos que, según había argumentado, fueron emitidos ilegalmente por el régimen de Maduro a inversionistas internacionales, utilizando el 50.1% de Citgo, una subsidiaria con sede en Estados Unidos de la compañía petrolera estatal de Venezuela. El tribunal dictaminó que los tenedores de bonos tienen derecho a apoderarse y vender la participación controladora en Citgo que Venezuela prometió como garantía, lo que pone a la empresa en riesgo de incautación si se levanta la prohibición del Tesoro de Estados Unidos.

Como principal generador de efectivo para Venezuela, Citgo, que administra tres refinerías estadounidenses, ha sido durante mucho tiempo el receptor de la mayor parte de las exportaciones de petróleo de Venezuela.

Entre los que compiten por el control de los activos de Venezuela se encuentra una empresa minera canadiense, controlada por el fondo de cobertura de Nueva York Tenor Capital, y la petrolera ConocoPhillips . Los tribunales han determinado que ambos tienen derecho a grandes pagos por proyectos expropiados por el gobierno de Venezuela, pero ninguno puede tomar medidas mientras esté vigente la prohibición del Tesoro de Estados Unidos.

A principios de este mes, un tribunal de arbitraje del Banco Mundial también dio luz verde a ConocoPhillips para avanzar y recuperar $ 8 mil millones de Venezuela que el tribunal había otorgado, lo que le permite a la compañía también perseguir activos venezolanos fuera de los EE. UU. Que no están protegidos por el Tesoro de EE. UU. El tribunal desestimó el argumento del equipo de Guaidó de que la pérdida de activos causaría un daño irreparable a un país que ya está sumido en un incumplimiento de la deuda soberana de 150.000 millones de dólares. El premio de ConocoPhillips por sí solo representa el 14% del producto interno bruto de Venezuela.

ConocoPhillips y el Tesoro de Estados Unidos declinaron hacer comentarios.

El equipo de Guaidó atribuye los problemas a la capacidad de Maduro para permanecer en el poder y dijo que necesitaba estar en el poder antes de negociar con los acreedores.

“Lo que falló no es la estrategia para proteger los activos”, dijo Hernández. “Es que la transición política nunca llegó”.

Pero los esfuerzos de la oposición para proteger los activos se han visto envueltos en disputas tan triviales como a quién seleccionar como abogados para la campaña para proteger los activos, dijeron varios asesores legales de la oposición que renunciaron a sus cargos en los últimos meses. También se han visto obstaculizados por sus propias limitaciones financieras. El movimiento Guaidó se financia principalmente a partir de un fondo de efectivo de 300 millones de dólares que el Tesoro de Estados Unidos confiscó al régimen y controla estrictamente.

Muchos, como el Sr. Hernández, trabajaron sin paga. Escribió cientos de páginas de informes legales para los tribunales desde su computadora portátil mientras estaba sentado en cafés en Boston, donde vive. Su estrategia a menudo se centró en ganar tiempo hasta que la oposición pudiera tomar el control del país.

“La gente solía preguntarme, ‘¿Cuánto tiempo puedes patear la lata en el camino?’”, recordó el Sr. Hernández. Quizá seis meses. ¿Pero dos años? Eso es mucho más difícil».

Los problemas de la oposición se ven agravados por las elecciones para la Asamblea Nacional de Venezuela , programadas para el 6 de diciembre. El reconocimiento internacional de Guaidó como presidente legítimo de Venezuela se basa en que él sea el líder de esa institución. Pero la oposición ha dicho que boicoteará la elección, y muchos en el rebelde movimiento han pedido que un nuevo líder ocupe el lugar de Guaidó. Mientras tanto, muchos de los confidentes cercanos de Guaidó se han ido del país.

Lee el artículo en su idioma original en The Wall Street Journal: https://www.wsj.com/articles/venezuela-opposition-fights-creditors-for-control-of-billions-in-global-assets-11605790800?mod=hp_listb_pos2

Buzón de Noticias